Autor: Gaburah L. Michel

Nuevos Paradigmas y Tecnologías en la Educación Mundial

LA PAZ:

FECHA

LUGAR

HORA

Jueves 12

Auditorio Facultativo de Cota Cota–– UMSA

Hrs.- 15:00 pm

Viernes 13

Auditorio Hernán Cruz del Principe de Paz– UMSA

Hrs.- 11:00 am

Viernes 13

Auditorio Facultativo de Cota Cota–– UMSA

Hrs.- 15:00 pm

Sábado 14

Auditorio Hernán Cruz del Principe de Paz – UMSA

Hrs.- 15:00 pm

COCHABAMBA:

FECHA

LUGAR

HORA

LUNES 16

Auditorio de Ciencias y tecnología de la UMSS

EDIFICIO MEMI (ULTIMA PLANTA)

Hrs.- 10:00 a.m.

SANTA CRUZ:

FECHA

LUGAR

HORA

MIERCOLES 18

En el aula 302 sala de postgrado UTEPSA 3er anillo entre busch y San martin

Hrs.- 10:00 a.m.

SUCRE:

FECHA

LUGAR

HORA

MARTES 17

UNIVERSIDAD PEDAGOGICA

HRS.- 10:30 a.m.

INFORMES

info@nabisa.com.bo

+591 72574899

+591 2 2482773

«Los alumnos alemanes pueden observar en las empresas cómo hacer su trabajo»

El experto, ayer en Ribadeo:«En Alemania tenemos un lema que dice:`La meta debería ser el camino’»

Jörg Grube es el responsable comercial en España y  América de la compañía Leybold Didactic, una de las muchas empresas alemanas que colabora con equipos didácticos para los alumnos de los institutos vocacionales que hay en ese país. Es uno de los ponentes —junto al profesor de automoción Paul Gliet— en el VI Fórum de Innovación e Formación sobre Vehículos que se celebra estos días en el hotel O Cabazo de Ribadeo. Ayer fueron los ponentes de la charla «A Formación Profesional en Alemaña».

—¿Cuál es la finalidad de su presencia en este encuentro?
—Intentamos que se conozca el sistema de estudios que tenemos en Alemania. Yo, como director comercial, me dedico a dar conferencias en muchos lugares, para explicar cuál es la función de los centros vocacionales en mi país.

—¿Qué opción de formación ofrecen estos institutos?
—Cuando un alumno tiene 16 años puede escoger varias vías para continuar con sus estudios, o entrar ya al mundo laboral. La opción de los centros vocacionales es estudiar durante tres años una formación específica combinando prácticas y teoría. Hay 345 carreras a escoger.

—¿Cuál es la diferencia entre estos estudios y los ciclos formativos en España?
—En Alemania es muy común acceder a esta enseñanza. En ella,lo normal es que haya nos 3 o 4 días a la semana de prácticas en empresas y otros dos o tres de teoría. Los alumnos pueden observar en las empresas cómo hacer su trabajo y después acudir al profesor para que este le solucione dudas teóricas. Creo que en otros lugares está mal planteado el período de prácticas, que habitualmente es al principio o al final de los estudios, y no se complementan con las clases. En Alemania tenemos un lema que dice: ‘La meta debería ser el camino’, y es lo que intentamos aplicar.

—¿Qué tipo de título se obtiene con esta formación?
—Sería como un título técnico de primer grado. Después se puede seguir estudiando otros tres años para tener otro de segundo grado, con el que ya puedes abrir tu propia impresa.

Las empresas y la Cámara de Comercio alemanas cofinancian la FP

—¿Qué explicó en Ribadeo sobre el sistema de formación alemán?
—Cómo ha crecido en los últimos años, qué es lo más importante para alumnos y empresarios, cómo involucrar a los padres… Hemos intentado transmitir todo lo que hay que saber. El tema de los padres es importante. Siempre quieren que sus hijos vayan a la universidad, pero hay que estudiar lo que a uno le hace feliz.

—¿Los alumnos tienen que costear estos estudios?
—No. Son las empresas las que pagan impuestos y también está la tasa de la Cámara de Comercio que se dedica a cubrir esta formación pública. Los alumnos solo tienen que pagar alguna tasa de algún examen, pero nada más. Además, reciben un sueldo de la compañía en la que hacen las prácticas, que como mínimo es de 500 euros al mes.

—¿Es un sistema que funciona?
—Sin duda. Yo creo que debería de intentar aplicarse en otros países. Aquí solemos decir: no se necesita inventar la rueda dos veces para que funcione, y con esto queremos dar la idea de que no es necesario inventar otro sistema si está comprobado que este es eficaz. Habría que intentar adaptarlo a las necesidades de otros lugares.

La ingeniería de isótopos ayuda a estudiar las fuerzas de Van der Waals

Las fuerzas de van der Waals, llamadas así por el físico holandés Johannes Diderik van der Waals, son interacciones dependientes de la distancia entre átomos o moléculas. Estas fuerzas controlan las interacciones a muy corto alcance en numerosos sistemas físicos y son las responsables de la cohesión entre las  láminas que conforman materiales  2D como el grafito o los dicalcogenuros de metales de transición.

Ahora, un equipo de científicos europeos han observado cómo se modifican los enlaces de van der Waals entre capas atómicas en unos cristales isotópicamente puros de nitruro de boro (h-BN).

En concreto, han comprobado la variación de estos enlaces dentro del h-BN en dos tipos de cristales compuestos por isótopos puros: boro-10 (10B) y boro-11 (11B). El trabajo, liderado por investigadores del Laboratorio Charles Coulomb de la Universidad de Montpellier (Francia) y en el que han participado los investigadores Lluis Artús y Ramon Cuscó del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera (ICTJA-CSIC) (España), se ha publicado en la revista Nature Materials.

El h-BN es un compuesto laminar, en el cual los átomos de nitrógeno (N) y boro (B) forman enlaces covalentes y se distribuyen a lo largo de un mismo plano formando panales hexagonales. El compuesto se forma a partir de la superposición de estas capas que están enlazadas por las fuerzas de van der Waals.

En la estructura atómica de los cristales de nitruro de boro ‘común’, un 20% de los átomos de Boro que la componen pertenecen al isótopo 10 (10B) y el 80% restante al isótopo 11 (11B). En esta ocasión, los autores del estudio han sido capaces de hacer crecer dos clases de cristales de h-BN con una composición de isótopos de boro pura: los cristales de un tipo estaban compuestos por isótopos de 11B  y los del otro tipo por 10B.

Una vez crecidos los cristales, los investigadores han caracterizado los dos tipos cristales isotópicamente puros mediante varias técnicas: espectropía raman, fotoluminiscencia y difracción de rayos X, comparándolos de forma sistemática con la muestra de h-BN estándar. Los investigadores han estudiado la vibración de las redes atómicas del compuesto sometido a diferentes temperaturas en un intervalo comprendido entre  -269ºC y 325ºC.

El distinto comportamiento de las dos variantes isotópicamente puras de h-BN al variar la temperatura puede explicarse, según el estudio, asumiendo que los enlaces entre capas tipo van der Waals varían al modificarse el isótopo catiónico. Medidas de fotoluminiscencia realizadas a muy baja temperatura han permitido observar también una variación del gap o ‘hueco’ del compuesto al cambiar el isótopo.

Asimismo, los investigadores han realizado estudios de difracción de rayos X con muy alta resolución por medio de los cuales han detectado variaciones en la distribución de las densidades electrónicas alrededor de los núcleos del átomo de boro en función de la variante isotópica (10B o 11B), lo que corrobora según los autores la modificación de las fuerzas de Van der Waals.

 

“Es la primera vez que se observa la influencia que tiene el cambio de un isótopo sobre este tipo de enlaces” explica el investigador del ICTJA-CSIC y coautor del estudio Lluís Artús y añade que “los estudios experimentales realizados nos inducen a pensar que el hecho de haber cambiado el isótopo ha modificado también las fuerzas de van der Waals entre las distintas capas atómicas del compuesto, un comportamiento que puede ser extensible a otros materiales con estructura laminar”.

Según Artús, “este trabajo abre nuevas vías de investigación para la comprensión teórica de las interacciones de van der Waals y la influencia de su naturaleza no local en la fabricación de heteroestructuras, pudiéndose plantear en un futuro la realización de modificaciones ‘a la carta’ de las interacciones entre capas a partir de combinaciones isotópicas en los compuestos con estructura laminar, actualmente uno de los objetos prioritarios de investigación en el campo de los nuevos materiales”.

El h-BN, material aislante con un parámetro de red cristalina similar al del grafeno, posee una conductividad térmica muy superior, lo que hace del h-BN un excelente componente para disipar el calor a través de sus capas en dispositivos basados en heteroestructuras que también tienen grafeno. Se prevé que la conductividad térmica aumente substancialmente en láminas de este material isotópicamente puras, lo que favorecería aún más esa disipación calorífica.

Este nitruro posee también importantes aplicaciones en energía nuclear, habiéndose observado que los detectores de neutrones de h-BN isotópicamente puros construidos a partir del isótopo 10B poseen la mayor eficiencia conocida hasta actualidad. Por otra parte, nanotubos de h-BN están ya siendo utilizados para aplicaciones en tratamientos anticancerígenos.

Lluis Artús y Ramon Cuscó han colaborado en el estudio con investigadores del Laboratoire Charles Coulomb (L2C) y el  Instituto Europeo de Membranas, ambos de la Universidad de Montpellier, y del departamento de Ingeniería Química de la Universidad Estatal de Kansas, en Estados Unidos. (Fuente: Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera del CSIC (ICTJA-CSIC))

ExoMars finaliza la fase de aerofrenado

Tras la fase de frenado paulatino surcando el borde de la atmósfera de Marte, la misión ExoMars de la ESA ha alcanzado su órbita alrededor del Planeta Rojo y ya está lista para comenzar la búsqueda de metano.

El Satélite para el estudio de Gases Traza de ExoMars llegó a Marte en octubre de 2016 con el objetivo de investigar el posible origen biológico o geológico de estos gases en la atmósfera.

No obstante, también funcionará como relé de comunicación entre los robots en la superficie y sus

Pero para que todo esto fuera posible, la nave primero tuvo que transformar su órbita elíptica inicial de cuatro días, de unos 98.000 x 200 km, en otra circular y mucho más baja, a unos 400 km del planeta.

“Llevamos desde marzo de 2017 efectuando una campaña extremadamente delicada de aerofrenado: con cada revolución, hemos ido sumergiendo la nave en las últimas briznas de la atmósfera, decelerándola y rebajando su órbita”, apunta el director de vuelos de la ESA, Michel Denis.

“Así, aprovechamos el leve arrastre de los vientos solares para transformar poco a poco la órbita. Ha sido todo un reto para los equipos de la misión, que han contado con el apoyo de la industria europea, pero han hecho un trabajo excelente y hemos conseguido alcanzar nuestro objetivo inicial”.

“Durante algunas de las órbitas hemos estado increíblemente cerca de Marte, a tan solo 103 km”.

La empresa finalizó a las 17:20 GMT del 20 de febrero, con el encendido de los propulsores durante unos 16 minutos para elevar el acercamiento máximo a la superficie a unos 200 km, fuera de la atmósfera. Con esta maniobra acabó efectivamente la campaña de aerofrenado, al situar la nave en una órbita de unos 1.050 x 200 km.

“Ya teníamos experiencia en aerofrenado al probar esta técnica en 2014, durante el final de Venus Express, a pesar de que esa misión no estaba diseñada para ello”, señala Peter Schmitz, responsable de operaciones de la nave.

“No obstante, esta es la primera vez que la ESA emplea esta técnica para alcanzar una órbita rutinaria alrededor de otro planeta, y ExoMars se ha diseñado específicamente con ello en mente”.

El aerofrenado alrededor de un planeta distinto al nuestro y que se encuentra a una media de 225 millones de kilómetros de distancia es una empresa arriesgada. La tenue atmósfera superior ofrece una deceleración bastante limitada, de 17 mm/s por segundo como máximo. ¿Cuánto sería eso?

Imaginemos que para conseguir detener un coche en un cruce, partiendo de una velocidad inicial de 50 km/h, necesitaríamos 6 km de distancia.

“El aerofrenado funciona únicamente porque pasamos un tiempo significativo en la atmósfera durante cada órbita y luego lo repetimos 950 veces”, reconoce Michel.

“A lo largo de un año, hemos reducido la velocidad de la nave 3.600 km/h, que es muchísimo, haciendo descender su órbita en la medida necesaria”.

 

El mes que viene, el equipo de control someterá la nave a una serie de hasta diez maniobras de corte orbital, una cada pocos días, encendiendo sus propulsores para ajustar la órbita a su forma circular final de dos horas a unos 400 km de altitud, algo que debería lograrse a mediados de abril.

Las fases iniciales de recopilación científica de datos, a mediados de marzo, servirán para comprobar los instrumentos y llevar a cabo observaciones preliminares de calibración y validación. Las observaciones científicas rutinarias deberían comenzar hacia el 21 de abril.

“A continuación, reorientaremos la nave para que su cámara siga apuntando hacia abajo y los espectrómetros hacia el Sol, para poder observar la atmósfera marciana. Y, entonces, por fin podremos comenzar la esperada fase científica de la misión”, explica Håkan Svedhem, científico del proyecto de la ESA.

El principal objetivo es realizar un inventario detallado de los gases traza, en busca especialmente de metano y otros gases que pudieran indicar actividad biológica o geológica.

Un conjunto de cuatro instrumentos científicos llevará a cabo mediciones complementarias de la atmósfera, la superficie y el subsuelo. Su cámara ayudará a caracterizar las formaciones en la superficie que pudieran estar relacionadas con fuentes de gases traza, como los volcanes.

También se buscará hielo de agua oculto bajo la superficie que, junto a las potenciales fuentes de gases traza, podría ayudar a definir los lugares de aterrizaje de futuras misiones.

En abril también se comprobará la capacidad de retransmisión de datos de la nave, un aspecto crucial de la misión en Marte.

Una carga útil de relé de radio, suministrada por la NASA, captará señales de datos de los róveres estadounidenses en superficie y los retransmitirá a las estaciones terrestres. Las operaciones rutinarias de retransmisión de datos comenzarán a finales de verano.

A partir de 2021, una vez que el róver ExoMars de la ESA llegue a Marte, el orbitador ofrecerá servicios de relé de datos para ambas agencias y para una plataforma científica de superficie rusa.

ExoMars es una misión conjunta de la ESA y Roscosmos. (Fuente: ESA)

Terremotos de origen artificial en Kansas

Las aguas residuales desechadas durante algunas labores de producción de petróleo y gas, las cuales se eliminan inyectándolas a gran profundidad en capas rocosas subyacentes, son la causa probable de un aumento en el número de terremotos en el sur de Kansas (Estados Unidos) desde 2013, según las conclusiones a las que se ha llegado en una nueva investigación.

Hasta esa fecha, los terremotos eran prácticamente desconocidos en los condados de Harper y Sumner, que constituyen una zona de producción reciente de petróleo y gas. Pero entre 2013 y 2016, se produjeron 127 terremotos de magnitud 3 o superior en Kansas, sucediendo 115 de ellos en tales condados. Con anterioridad a 1973, no había informes de terremotos que se hubieran notado en el área, y solo se conocía un terremoto de magnitud 2.0 en el periodo que va de 1973 a 2012.

Usando datos recogidos por una red de estaciones sísmicas instalada por el USGS (U.S. Geological Survey, el servicio estadounidense de prospección geológica), el equipo de Justin Rubinstein, especialista de dicha institución, analizó 6.845 terremotos que sucedieron en esos dos condados entre marzo de 2014 y diciembre de 2016.

 

Rubinstein y sus colegas encontraron que el grave repunte en la actividad sísmica se relacionaba en el tiempo y en la ubicación con los aumentos en la eliminación de dichas aguas residuales, y también constataron que las disminuciones en la actividad sísmica durante ese tiempo correspondieron asimismo a reducciones en las tasas de eliminación.

Kansas tuvo la segunda tasa más alta de terremotos en la zona central de Estados Unidos entre 2013 y 2016, justo después de Oklahoma, donde un incremento dramático de la actividad sísmica se ha relacionado también con la inyección de aguas residuales en el subsuelo profundo.